25
Sep
2015
0
mochila

Y el cole empezó

Parece mentira que el vikingo ya tenga tres años y ya vaya al colegio, al de mayores además, nada de guarde que allí van los niños pequeños y… “yo soy grande”.

En junio hicimos las pertinentes visitas para hacer el “estudio de mercado” de colegios de la ciudad con todo lo que eso supone: volverse loco basicamente, algunas visitas parecían como ir a ver un museo con presentación de ppt incluida, el marido y yo nos repartimos la tarea para no morir en el intento y fuimos creo que a un total de cuatro, él tuvo más suerte que yo, a él le invitaron a bizcocho y yo merendé una hora de powerpoint. Con un poco de indecisión al principio pero finalmente con recomendación de la profesora de la guarde nos lanzamos y escogimos uno público cerca de casa y menos solicitado que otros colegios de la zona.

Una vez que supimos que estaba admitido allí, como os comenté el otro día, de vez en cuando nos acercábamos dando un paseo a verlo, al pasar cerca con el coche lo señalábamos y así fuimos creando la expectación por el cole nuevo.

Septiembre llegó y las clases también, la primera toma de contacto la reunión con las padres para presentar a los profesores… a esas horas tan buenas como las 11.00 am de un miércoles (horario estupendo para los que trabajamos), el padre de la criatura que hace combos con sus horarios pudo asistir y las impresiones fueron bastante buenas -con el colegio y profesoras- lo de los padres ya es otro cantar… que te piden las profes voluntarios para hacer una cuenta para el bote de material escolar, allí están esos padres de yo no me fío de la gente y ¿por qué hacer un bote? cuando te están diciendo que así te saldrá más económico el material y no tienes que andar comprando cosas durante el curso; que te cuentan que tienen preparada una actividad cultural en un museo para dentro de unos meses, ya saltan los padres de yo no autorizo a mis hijos a que salgan a ninguna actividad porque “no me fío de mis hijos”, con 3 años y no se fían de sus hijos, miedo me dan cuando tengan más años, pobres niños recluidos cuyos padres no tienen ninguna confianza en ellos… En esa reunión, mi señor esposo llegó a casa flipando un poco con la actitud de algunos padres.

Después de esta reunión nos dejaron notita con convocatoria para reunión del AMPA para informar a los padres sobre la misma, alucinados nos quedamos cuando asistieron 8 padres para todo el colegio, pero bueno allí estaba el marido haciendo acto de presencia… convocaron otra y allá que fuimos los dos, esta era aun más importante, porque la anterior mesa del AMPA desaparecía y había que crear una nueva. A esta reunión no fueron 8, fueron unos 15… se había avisado que era muy importante y que había que elegir a la gente, etc y ni por esas. Sinceramente me dio mucha lástima, se que hay muchos que no pueden asistir por trabajo pero siempre hay que hacer un esfuerzo, al menos si tu hijo es nuevo en el cole entérate de todo lo que este te ofrece, ¿no?

En fin, el caso es que al final logramos constituirla y… ¿adivináis qué? ahora soy la mujer del presidente. Nos hemos lanzado a esta locura, la conserje del colegio nos dice que no sabemos donde nos hemos metido y no os voy a mentir, es un poco locura pero todo lo que esté en nuestra mano para que mi hijo tenga un buen cole y se pueda colaborar desde la asociación de padres me parece muy reconfortante. Yo como presidenta consorte me voy a encargar de las RRSS, los folletos y poner la info en bonito para intentar incentivar la participación de los padres, así que ya os iré contando. Tenía parte de la entrada escrita desde hace días pero vistas las últimas novedades decidí retrasarla un poquito.

Feliz viernes y que paséis un estupendo fin de semana.

Deja un comentario